La relación entre el dolor crónico y la alimentación

La relación entre el dolor crónico y la alimentación

Artículo elaborado por la Dra. Laura Arranz. El dolor crónico puede mejorar mucho con una alimentación adecuada. Son muchos los estudios que ya hablan de la importancia de seguir un modelo de dieta antiinflamatoria. Ahí es donde entra en juego nuestra valiosa Dieta Mediterránea. Sigue leyendo para descubrir la relación entre el dolor crónico y la alimentación.

La Dieta Mediterránea: una gran fuente de beneficios

La Dieta Mediterránea ha demostrado tener muchos beneficios: en la salud cardiovascular puede ayudarnos a reducir la incidencia de problemas cardiovasculares o factores de riesgo como la obesidad, la hipertensión, el síndrome metabólico y la dislipidemia. También hay evidencia de que la Dieta Mediterránea está asociada con tasas más bajas de diabetes y con un mejor control glucémico en pacientes diabéticos.

En otros estudios se ha observado que la adherencia a este magnífico patrón dietético reduce la mortalidad, especialmente la mortalidad cardiovascular, y aumenta la longevidad. Además, se ha asociado con una menor disfunción cognitiva relacionada con la edad y una menor incidencia de trastornos neurodegenerativos, como el Alzheimer.

Dieta y dolor: ¿Cómo se relacionan?

Respecto al dolor, una mayor adherencia a la Dieta Mediterránea se relaciona con una mejora del dolor en adultos mayores. Mejorar la calidad de la dieta sugiere que podemos reducir el alto impacto del dolor en la salud y en nuestra vida. Y es que, en realidad, la Dieta Mediterránea está considerada como uno de los patrones de dieta antiinflamatoria más reconocido a nivel mundial. La evidencia reciente respalda que es de gran ayuda en la reducción de la inflamación sistémica, mejorando las patologías que cursan con dolor crónico. Este patrón dietético también modula beneficiosamente la microbiota intestinal y el sistema inmunitario.

La relación entre el dolor crónico y la alimentación es tan compleja como interesante, se da en dos sentidos y requiere un abordaje totalmente individualizado. El dolor crónico afecta a la alimentación y al estado nutricional de la persona que lo padece y la dieta afecta a la intensidad y evolución del dolor. No importa si el dolor viene originado por una patología u otra, cuando se cronifica adquiere entidad propia y hay que tratarlo desde diferentes disciplinas, incluida la nutrición. Teniendo en cuenta que el estrés oxidativo y la inflamación crónica son elementos clave y perjudican el desarrollo y la evolución del dolor crónico, es imprescindible que la alimentación contribuya a minimizarlos.

¿Qué alimentos son los adecuados para mejorar el dolor?

Puede ser de gran interés el aporte de sustancias antioxidantes y antiinflamatorias como vitaminas, minerales y sustancias como los polifenoles o las grasas de tipo omega-3. La Dieta Mediterránea es una gran fuente de todos estos nutrientes y sustancias beneficiosas. Algunos alimentos clave son el aceite de oliva virgen extra, el pescado azul, la abundancia de frutas y verduras, las nueces y el yogur. Puedes aprender más sobre estos alimentos y cómo beneficiarnos de ellos en el próximo taller de nutrición OAFI junto a la Dra. Arranz el 30 de mayo.

Los talleres de Nutrición OAFI con la Dra. Arranz

En este nuevo taller online de nutrición OAFI junto a la Dra. Arranz, veremos qué nutrientes y sustancias presentes en los alimentos y en las plantas tienen potentes propiedades antiinflamatorias. La Dra. Laura Arranz es una reconocida dietista-nutricionista, con una dilatada experiencia en el tratamiento del dolor, el control de peso y especialista en dieta antiinflamatoria.


Adquiriendo la entrada solidaria para este taller estarás colaborando con la labor de la Fundación OAFI en la lucha por los pacientes con artrosis. Además, obtendrás un resumen en PDF de todo el contenido impartido durante la sesión.